Brasil goleó a Ecuador por 4 a 2 en el Estadio Kempes y se clasificó a los cuartos de final

14/07/2011 | Los brasileños lograron una categórica victoria frente al equipo ecuatoriano, que quedó eliminado. Pato y Neymar, en dos oportunidades cada uno, marcaron para los de Menezes y Caicedo anotó los dos tantos de Ecuador.

 

La Selección de Brasil consiguió anoche en Córdoba la clasificación a cuartos de final de la Copa América 2011 al golear por 4-2 a Ecuador para terminar como primero del grupo B, a pesar de las dudas en los partidos iniciales.

Con sendos dobletes de Neymar y Alexandre Pato, que aparecieron cuando el equipo más los necesitaba, los conducidos por Mano Menezes avanzaron de fase como los mejores de su zona por diferencia de gol (uno más que Venezuela) y chocarán con Paraguay el próximo domingo a las 16:00 en La Plata, en otro de los platos fuertes que quedaron armados para los cuartos.

Ecuador luchó y complicó cuando se lo propuso a Brasil, pero los dos empates transitorios anotados por Felipe Caicedo, en ambos con complicidad del arquero Julio César, no le alcanzaron.

Si bien no convenció, Brasil se despertó en el momento indicado y paradójicamente en el mismo escenario donde lo hizo Argentina el lunes pasado.

Aunque el apoyo que recibió el equipo albiceleste ante Costa Rica por parte del público cordobés lejos estuvo de parecerse a los cánticos que se escucharon este miércoles por la noche.

"Maradona es más grande, es más grande que Pelé", y el típico "Argentina, Argentina", fueron los gritos de los argentinos que se ilusionaron con una eliminación de Brasil, pero se conformaron con estas humoradas con la clasificación ya consumada.

En los dos primeros minutos, Brasil avisó con un tiro de Neymar de media distancia que Elizaga sacó al córner y un cabezazo de Thiago Silva en el primer palo que pegó en el costado del arco.

Esa presión del arranque tuvo una respuesta de Ecuador, que controlaba el mediocampo y probó con un remate complicado de Michael Arroyo que Julio César contuvo justo después del pique dentro del área chica.

El trabajo defensivo de Ecuador se simplificaba ante la inoperancia de Brasil, que insistió por media hora en ir por el medio y chocar con los duros volantes en arrestos individuales.

Hasta que a los 28 minutos, y después de un par de trepadas por derecha de Maicon -reemplazante de Dani Alves- quien subió por la
banda opuesta fue André Santos, que con todo el tiempo del mundo,
midió el centro y lo puso delante de la cabeza de Pato, quien a la carrera dejó sin reacción a Elizaga con un certero testazo.

Ecuador sintió el desgaste a partir de ese momento, la pelota no le duraba en los pies y tenía que esperar a que los verdeamarelhos atacaran.

Los conducidos por Mano Menezes tuvieron el segundo en los pies de Robinho, pero su tiro de derecha tras pase de Maicon impactó en el palo.

Y cuando parecía que el primer tiempo moría con esa diferencia, llegó lo inesperado. Ecuador entró tocando por el medio, Caicedo puso la pausa en la medialuna y mordió la pelota que salió débil al medio del arco, pero Julio César no pudo contener inexplicablemente y se le escapó por debajo del cuerpo.

Brasil sintió el golpe del empate y Ecuador, con la confianza en alza, volvió a manejar la pelota, aprovechando la impresición de la defensa brasilera, que no daba seguridad alguna.

Eso lo aprovechó Arroyo, que intentó desde media distancia y encontró la respuesta esta vez sí convincente del arquero de Inter de Milán, que rechazó a un costado y miró como en el rebote Ayoví la tiró afuera.

En el mejor momento de Ecuador, el primer tiempo se terminó y Menezes pudo acomodar las piezas de su equipo en el arranque del complemento.

Brasil adelantó líneas, encontró pase en Ganso -desaparecido en la primera etapa- y cargó el juego sobre la derecha con Maicon.

Pero al contrario del inicio del juego, los verdeamarelhos sacaron réditos por el medio del ataque para desequilibrar el marcador.

Tres minutos apenas pasaron hasta que Ganso recibió entre tres camisetas ecuatorianas, giró y en una fracción de segundo habilitó en profundidad a Neymar, que cara a cara con Elizaga no perdonó con un tiro al palo izquierdo.

Y como en el primer tiempo, Brasil tuvo su oportunidad de ampliar el marcador con la misma fórmula del gol inicial: esta vez el centro fue de la derecha de Maicon y Pato volvió a cabecear, pero la pelota quedó en el techo del arco.

Enseguida de esta acción, y para repetir la cronología mencionada, Christian Noboa capturó un rebote en 3/4 de cancha, encaró hacia el arco y habilitó a Caicedo, quien giró ante la marca de Thiago Silva y sacó un derechazo que volvió a pasarle por debajo del cuerpo a Julio César.

Pero la alegría de los ecuatorianos que no dejaban de gritar "Sí, se puede" duró poco. Brasil trianguló con sus atacantes, Elizaga dio un rebote largo tras remate de Neymar de lejos y Pato, entre una maraña de piernas, alcanzó a mpujarla para el 3-2.

A partir de ahí fue todo de la Canarinha, que manejó la pelota y el terreno a su antojo y decidió cuando dar el golpe de gracia a un rival abatido.

Y la definición llegó a los 27 minutos, con una gran escalada de Maicon por derecha, que al llegar al fondo habilitó a Neymar, quien dentró del área chica sólo tuvo que desviar el balón para anotar el cuarto tanto.

El partido se diluyó con la sensación de que el resultado fue un poco exagerado para el desarrollo del encuentro, porque quizás Ecuador mereció un premio mayor.

Lo cierto que Brasil es otra selección "grande" que se despertó a tiempo, justo cuando arranca la "verdadera" Copa América.