Carmen Nebreda presidirá el partido kirchnerista

La ex titular de la Uepc renunció al PJ para poder afiliarse al Partido de la Victoria de Córdoba, fuerza que conduciría a partir de la normalización.

La diputada nacional del Frente para la Victoria, Carmen Nebreda, se desafilió al Partido Justicialista para convertirse en la futura presidenta del Partido de la Victoria de Córdoba (PV). Nebreda encabezaría una lista de unidad en la que  estarían representados “todos los sectores que apoyan el proyecto nacional”, según dijo una fuente cercana a la ex titular de la Uepc.
 El PV integra el Frente para la Victoria (FPV) y es la principal herramienta electoral de la presidenta Cristina de Kirchner y del gobierno nacional.
Sin embargo, fuentes kirchneristas indicaron a este diario que no todos los sectores del amplio espacio K cordobés adhieren a la conducción de Nebreda, a la que apuntan por su buena relación con el gobernador Juan Schiaretti y con el candidato a gobernador del PJ, José Manuel de la Sota. Esas fuentes afirman que “la unidad no es tan sencilla” en el seno del kirchnerismo cordobés y hablan de “sectores desplazados” del PV, entre ellos, sindicalistas.
Nebreda cuenta con el apoyo de la apoderada nacional del Partido de la Victoria, la diputada Diana Conti, quien días atrás impulsó su candidatura a vicegobernadora en una eventual fórmula encabezada por De la Sota.
En diálogo con este diario, Martín Fresneda, apoderado local del PV e integrante de la organización territorial La Jauretche, remarcó su intención de consolidar una lista de unidad en la fuerza, para evitar las elecciones internas. Fresneda dijo que aspira a “unificar a todos los sectores que estén con el proyecto nacional en Córdoba” para la conducción de la fuerza.
Junto a Nebreda, en la conducción del PV quedaría un dirigente que responde al intendente de Villa María, Eduardo Accastello, y un representante de la organización La Jauretche.
El proceso de normalización del Partido de la Victoria debería finalizar en las próximas semanas y la promulgación de autoridades, en mayo. Ayer se cerraron los padrones de afiliados. Luego vendría un tema por el que muchos kirchneristas se agarran la cabeza: la política de alianzas para las elecciones.
“Todavía no hay nada resuelto”, insistió ayer Fresneda.
La gran pregunta, a cuatro meses de los comicios para elegir gobernador, es si el kirchnerismo se sumará a la candidatura de De la Sota, si presentará candidatos propios, o si negociarán lugares en las listas de legisladores provinciales. Y en función de esas decisiones, qué sucederá en octubre, cuando seguramente Cristina de Kirchner busque su reelección.
A la luz de lo que publican algunos integrantes de La Jauretche, como Claudio Orosz,  en la red social Facebook, el acuerdo con De la Sota no goza de consenso. “Basta de alianzas con la Mediterránea, con Cavallo en su faz gallegil o con Piñón Fijo Juez (sic). Basta de experimentos que terminan en traiciones por doquier”, escribió ayer el dirigente jauretchiano.