Declaran emergencia agropecuaria para la Patagonia por las cenizas volcánicas

 

13/06/2011 |Lo dispuso la Nación para Río Negro, Chubut y Neuquén. Regirá por un año. Los productores recibirán ayuda económica y diferimientos impositivos. El ministro de Producción rionegrino dijo que hay 60 mil cabezas de ganado en riesgo.

 El Gobierno nacional dispuso esta tarde la emergencia agropecuaria para Río negro, Chubut y Neuquén, luego de que productores y funcionarios patagónicos se reunieran en Buenos Aires con la Comisión Nacional de Emergencia Agropecuaria.
Se aprobó durante la sesión la emergencia nacional agropecuaria y socioeconómica para Río Negro por un año (hasta el 12 de junio de 2012) lo que posibilitará la llega de los aportes económicos comprometidos por la Nación.
Hay decenas de productores afectados por las cenizas emanadas por el volcán Puyehue.
Además se conformó una Mesa de Emergencia compuesta por representantes de nuestra provincia, Chubut y Neuquén junto a los ministerios nacionales de Economía, incluyendo AFIP, Interior, Agricultura y las entidades: CRA, Coninagro, Federación Agraria y Sociedad Rural Argentina”, explicó Lavayen.
“Lo importante de la Mesa de Emergencia es que se mantendrá activa durante lo que dure el proceso que está afectando a la Región Sur y se pueda establecer los daños y la ayuda que se brindará teniendo contacto directo con los organismos nacionales”, señaló el secretario de Producción de Río Negro, Daniel Lavayén.
Y la situación de alarma en las provincias de Río Negro, Neuquén y Chubut se acrecienta con el paso de las horas porque los caminos están intransitables, hay poblaciones aisladas y están en riesgo las cabezas de ganado de esas jurisdicciones.
"La emergencia provincial ya fue decretada. Pactamos una ayuda de 10 millones de pesos para compra de granos para los animales. No ha quedado ninguna pastura. Hay 600 mil cabezas de ganado que dependen de esta suplementación", sostuvo el funcionario.
"Los caminos están intransitables y los motores se rompen al andar por esas carreteras. Hemos tomado la decisión de poner en marcha el Tren Patagónico, cuyo motor seguramente se romperá. Cuesta una fortuna, pero es el costo que hemos decidido asumir. Llevamos pasturas y elementos que una red solidaria quiere hacer llegar a la región", precisó Accatino.
"A la naturaleza le llevará muchos años recuperarse, aunque creemos que no se afectará la fruta del Valle del Río Negro. Todos los seres vivos están con las vías respiratorias y la vista afectadas", sostuvo el funcionario rionegrino.