Desarrollistas pesifican operaciones

Lo aseguran desde la Cámara cordobesa que los reúne. En cambio, los particulares que venden inmuebles no se resignan a no recibir dólares.

Horacio Parga, presidente de la Ceduc (la Cámara que reúne a los desarrollistas de Córdoba), asegura que las operaciones inmobiliarias de este segmento se pesificaron, a diferencia de lo que sucede con quienes realizan ventas individuales y que siguen apuntando a hacerse de dólares. “Lo que está pasando en el mercado de cambio en alguna medida nos significó una oportunidad”, resumió el ejecutivo.
Explica que a los constructores les interesa hacerse de pesos “porque nosotros no ahorramos, volcamos lo que recibimos a la compra de materiales, de insumos. Ésa es una diferencia clave con los operadores individuales, con los propietarios que salen a vender una casa, que tienen otros objetivos”. En ese marco, sostiene que por la brecha entre el dólar paralelo y el oficial
-que alcanzó el 35% la semana pasada- los precios de las propiedades en dólares bajaron 20%, mientras que en pesos aumentaron el 10%. Apunta que los desarrollistas cotizan la divisa a 4,90/5 pesos.
Otra es la historia del mercado de inmuebles usados, dominado básicamente por propietarios que no están dispuestos a aceptar pesos y, además, retrajeron la oferta esperando a ver qué pasa, a cómo evoluciona la situación. En este segmento, la baja de las operaciones se siente más porque hay menos flexibilidad de parte de los vendedores, no sólo respecto del dólar, sino de negociar por otros bienes como parte de pago.
El economista Mario Rapoport plantea que, “por más que la prohibición de compra de dólares sea criticada va a terminar por limpiar el mercado inmobiliario de dólares y eso va a ser positivo. Tiene que irse a la pesificación. El dólar tiene que ser una moneda que se pueda usar para temas que tengan que ver con el comercio exterior o actividades en el extranjero”.
Los operadores inmobiliarios coinciden en que en la coyuntura es más fácil cerrar una operación con unidades construidas y financiadas por desarrollistas “porque están más abierto a diferentes propuestas. Necesitan de liquidez y eso los obliga a actuar así”.
Aunque Parga habla de “oportunidad”, admite que en lo que va del año el mercado está más planchado que en el mismo período de 2011 y recuerda las estadísticas de la Ceduc que dan cuenta, en abril, de una baja del 5,7% en las ventas. La caída se explica esencialmente por la retracción en las operaciones de departamentos y casas (39%), disminución que no fue totalmente compensada por los aumentos en las ventas de cocheras (65,7%) y en las de lotes (44,3%).
En lo que hace a los precios, los movimientos están dados por la pesificación y no por cambios en la cotización de la propiedad que
-según la opinión generalizada- se ha estabilizado en lo que va de este 2012, y podría aumentar entre el siete y el 10% en función de que los compradores no ratificarían otros valores.