Diferencias y semejanzas del ARA San Juan y el Kurks ruso

Diferencias y semejanzas del ARA San Juan y el Kurks ruso

23/11/2017 En medio de la desesperación por saber dónde está el submarino argentino, es inevitable compararlo con la situación que vivió Rusia con el Kurks en el 2000.

La búsqueda

Desde el 15 de noviembre no se tienen noticias del submarino argentino ARA San Juan. La situación revive en Rusia, el trágico recuerdo de su navío Kursk, que se se hundió en el 2000, producto de una explosión. 

En este marco, el martes, el presidente ruso, Vladimir Putin, se comunicó con Mauricio Macri para ofrecerle asistencia de Moscú. 

A raíz del incidente del Kursk, se creó una Oficina Internacional de Escape y rescate de Submarinos (Ismerlo, por sus siglas en inglés), lo que permite hoy una mejor coordinación en el operativo de búsqueda. 

Así, desde el mismo 17 de noviembre, Argentina recibió la ayuda y el soporte de aeronaves de diferentes países, como barcos estadounidenses, aviones y navíos de otros países. 

Pero, en contraste, el gobierno ruso esperó cinco días para aceptar ayuda internacional, lo que luego cosechó muchas críticas de los familiares de la embarcación. 

La tripulación

El Kursk era un submarino nuclear de combate, de 154 metros de eslora y 118 tripulantes que participaban en un ejercicio militar. 

En cambio, el ARA San Juan, mide apenas 66 metros de largo y aunque estaba equipado con torpedos, sus 44 tripulantes se dedicaban casi exclusivamente a labores de patrullaje frente a las costas argentinas. 

Explosión y averías

La gravedad de los problemas del Kursk quedaron en evidencia inmediatamente. Se reportaron dos explosiones consecutivas que alertaron a la marina rusa de lo que estaba pasando. Mientras que la segunda de ella fue tan poderosa que llegó a ser registrada por un sismógrafo de Alaska. 

En lo que respecta al ARA San Juan, recién una semana después la Armada Argentina dijo que investigaba reportes de una "anomalía hidroacústica" registrada pocas horas después de la pérdida de contacto con la embarcación. 

Recién este jueves se confirmó que "se registró un evento anómalo, violento y no nuclear consistente con una explosión", según informó el capitán Enrique Balbi, vocero de la armada.

Ubicación

La marina rusa estableció la ubicación del Kursk 16 horas más tarde del accidente. 

En el caso del ARA San Juan, aún su ubicación es desconocida.

Torpedo defectuoso

Rusia logró sacar el submarino del agua recién en octubre de 2001, con ayuda extranjera. Allí confirmaron que la embarcación quedó completamente inundada y pudieron determinar que la tripulación iba a cargar un torpedo de prácticas cuando una falla en el mismo lo hizo explotar. 

El estruendo destrozó el cuarto de armas, hundió la nave y provoco un incendio, al mismo tiempo que hizo detonar otros siete torpedos. 

La mayoría de los tripulantes murieron a causa del fuego y las explosiones, pero una nota del teniente encontrada después indicaba que al menos 23 navegantes sobrevivieron por algunas horas más.