El 80 % de las viviendas en Lorca fueron dañadas por los terremotos

12/05/2011 Francisco Jodar, alcalde de esa urbe española, aseguró que “se ha dañado toda la ciudad. Los monumentos han sufrido perjuicios considerables”. Causaron nueve muertos.  

El ochenta por ciento de las viviendas de la localidad española de Lorca, en la región de Murcia, sufrieron algún tipo de daño a raíz de los dos terremotos que ayer sacudieron a esta ciudad y que dejaron nueve muertos y unos 260 heridos.
La información fue dada por el jefe del gobierno regional, Ramón Luis Valcárcel, después de recorrer las calles del municipio e inspeccionar los edificios afectados.
Valcárcel pidió "serenidad" a los afectados, muchos de ellos inmigrantes latinoamericanos y del norte de África, y explicó que hay varios equipos evaluando los daños causados por los dos temblores, que tuvieron una magnitud de 4,5 y 5,2 grados, respectivamente.
"Lo importante es que los vecinos cuyas casas no hayan sido dañadas puedan volver a la normalidad", agregó.
Los sismos de ayer causaron en Lorca nueve muertos, todos ellos de nacionalidad española, así como unos 260 heridos, según el último recuento de las autoridades locales.
Lorca ya había sufrido terremotos el 28 de agosto de 1674 y el 20 de diciembre de 1818, ya que la localidad se encuentra en una de las zonas de mayor riesgo sísmico de España.

El epicentro se situó a 4 kilómetros de Lorca, localidad situada a unos 70 kilómetros de la ciudad de Murcia.

Decenas de heridos fueron atendidos por los equipos de emergencias, según el gobierno regional. Además, unas 10.000 personas fueron desalojadas, en tanto que varias carreteras aledañas y el tren entre Murcia y Lorca se han cortado y los teléfonos han colapsado.

Doscientos efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), creada para atender a situaciones de catástrofes naturales, fueron desplegados en Lorca para atender a los afectados, anunció el gobierno, a lo que se suman más de 400 policías y guardias civiles.

Francisco Jodar, alcalde de Lorca, aseguró a Cadena 3 que “el 80 por ciento de las viviendas están afectadas. Se ha dañado toda la ciudad. Los monumentos de manera considerable”.

Por otro lado, remarcó la ayuda recibida del Gobierno y distintos organismos. “Está todo el mundo ayudando. La respuesta está siendo muy aceptable”, dijo.

La televisión pública española mostró imágenes de escombros en la calle y encima de los coches procedentes de la caída de cornisas y partes de muros, así como los restos del campanario de una iglesia, que también se derrumbó ante las cámaras como consecuencia de la sacudida.

Según el diario regional La Verdad, "el recinto ferial de Lorca acoge ya a 10.000 refugiados ante el riesgo de derrumbe de sus inmuebles" y "las autoridades han preparado alimentos para los miles de refugiados".

"De repente, el suelo se puso a temblar, mi madre llegó gritando que nos metiéramos debajo de las jambas de las puertas", dijo Emilio, de Murcia, a la televisión pública española.

"Todo el centro de Lorca ha sido afectado", añadió el delegado del gobierno en Murcia, Rafael González Tovar.

El sureste de España "es una de las zonas de mayor peligrosidad sísmica de la península y es normal que se alcancen esas magnitudes, pero tampoco tenemos constancia de magnitudes mayores en la zona", afirmó a la radio pública el director de la red sísmica española, Emilio Carreño.

El terremoto también produjo daños en la localidad murciana de Totana, así como en la vecina provincia de Albacete (Castilla-La-Mancha), a más de 200 kilómetros al norte, y en las también cercanas provincias de Almería, Granada, Jaén, Málaga y Sevilla (Andalucía, sur).

El temblor llegó a sentirse ligeramente incluso en la capital de España, aunque sin producir daños.

El gobierno y el principal partido de oposición, el PP, acordaron suspender la campaña para las elecciones del 22 de este mes, y el vicepresidente del gobierno viajará a la ciudad.

El mayor terremoto sufrido en la región de Murcia se produjo en 1999 y alcanzó los 5,2 grados de magnitud, según el diario El País, que añadió que se produjeron ocho réplicas.

El último sismo mortífero registrado en España dejó siete muertos en 1969 en Huelva (suroeste) tras un terremoto de 7,8 grados con epicentro en el suroeste del Cabo de San Vicente (Portugal).

El de ayer es el más grave tras el registrado en 1956 en Granada (sur), que dejó 11 muertos.

Precisamente en la víspera, los habitantes de la ciudad de Roma esperaban un terremoto que según blogs, páginas web y redes sociales pronosticó el italiano Raffaele Bendandi en 1923.