El gobierno porteño y la Nación financiarán viviendas sociales

El Gobierno porteño y la Nación financiarán viviendas sociales

 14/12/2010  Rodríguez Larreta aclaró que los que están en Soldati “no serán excluidos, pero tampoco priorizados”. Los que tomen predios quedarán afuera. Aníbal Fernández remarcó que quienes usurpen en cualquier lugar del país no accederán a planes sociales.

 

 

Los gobiernos de la Nación y de la Ciudad de Buenos Aires acordaron este martes un plan para superar la crisis por la toma de tierras en el territorio porteño, que incluye un financiamiento conjunto de viviendas para quienes no usurpen predios y urbanización de villas, entre otras medidas.
Así lo anunciaron los jefes de Gabinete nacional y porteño, Horacio Rodríguez Larreta y Aníbal Fernández, durante una conferencia de prensa conjunta al término de la reunión que mantuvieron en la Casa Rosada, de la que participó el mandatario de la Ciudad, Mauricio Macri.
En la Casa Rosada, Larreta explicó que se implementará "un plan que apunte en la Ciudad a la urbanización de las villas, con los servicios sociales básicos".
"Será un plan de créditos blandos, pero con contraprestación de parte de los ciudadanos", explicó Larreta, que participó de la conferencia junto al ministro del Interior, Florencio Randazzo, y al titular de la cartera de Seguridad porteña, Guillermo Montenegro.
Según señaló, "las prioridades la tendrán los que más lo necesitan".

Sin embargo, mientras las tierras del Parque Indoamericano permanecen ocupadas, Rodríguez Larreta subrayó que "quienes hoy están en Villa Soldati no serán excluidos, pero tampoco priorizados".
El funcionario de la Ciudad advirtió, además, que "quien tome, quien usurpe, será explícitamente excluido no sólo del plan de viviendas, sino de todos los subsidios que otorgue la Ciudad".
"El plan empezará a funcionar mañana mismo a la mañana", agregó Larreta.
A su turno, Fernández insistió en que, como parte del acuerdo, se estableció una condición básica para que "todo aquél que usurpe el ámbito público o privado no tendrá derecho formal a formar parte de ningún plan de vivienda ni a percibir o acceder a ningún plan de ninguna característica social existente o futuro".
"Ésta es una decisión nacional", explicó el ministro, al reconocer la posibilidad de que las ocupaciones ilegales se extiendan a otros puntos del país.

Fernández explicó, además, que "el financiamiento es de la Ciudad", aunque "por cada peso que la Ciudad ponga" para planes de vivienda "el Estado nacional pondrá otro peso".
"Acompañaremos lo que es inversión", señaló el ministro coordinador.
El acuerdo entre ambas administraciones se produjo luego del fracaso de las extensas reuniones que mantuvieron el viernes por la noche y el sábado al mediodía, y del virulento cruce de acusaciones entre sus funcionarios durante el lunes pasado.

No obstante, la multiplicación de la toma de predios durante las últimas horas en distintos puntos del sur de la ciudad de Buenos Aires y el conurbano impulsó al Gobierno nacional a convocar a Macri y dar algún tipo de cierre a la alarmante situación.
De hecho, trascendió que varios intendentes del conurbano bonaerense se habrían comunicado con la Casa Rosada para expresar su preocupación por la extensión de las tomas y la posibilidad de no poder contenerlas.
La rueda de prensa en la Sala de Conferencias de la Casa Rosada se realizó tras casi dos horas de reunión, de la que Macri se retiró apenas finalizó y no se permitieron preguntas.

Mientras se realizaba esta reunión en la oficina de Aníbal Fernández, en el despacho contiguo la presidenta Cristina Kirchner mantuvo audiencias, por separado, con la senadora nacional por Catamarca, Lucía Corpacci, y con el titular del bloque oficialista de la cámara alta, Miguel Pichetto.
No obstante, fuentes oficiales señalaron que la jefa de Estado no se integró en ningún momento al encuentro de los funcionarios de las gestiones nacional y porteña.
Se espera que en los próximos días comiencen a darse mayores detalles del plan acordado, ya que durante la rueda de prensa no especificaron los montos, ni los requisitos de los créditos blandos anunciados, entre otros temas.