El frío y la nieve agravan la tragedia nuclear en Japón

El clima dificulta las labores de rescate y atenaza a los supervivientes en las zonas devastadas por el terremoto.  Francia advirtió que "de ocrurir lo peor, la catástrofe nuclear será peor que Chernobyl"

 La nieve y las bajas temperaturas elevan el riesgo de que sufran hipotermia miles de damnificados que carecen de electricidad para encender las estufas o de mantas para abrigarse. 

Según los meteorólogos, los termómetros bajarán esta noche hasta los cinco grados bajo cero en las provincias de Miyagi y Fukushima, entre las más devastadas por el seísmo de 9 grados de magnitud en la escala Richter y la ola gigante que hasta ahora han ocasionado 4.164 muertos. 

La agencia Kyodo informó de esas temperaturas invernales cuando está a punto de empezar la primavera en la isla de Honshu, parte de cuya costa oriental amaneció hoy cubierta de un color blanco que ocultó por unos momentos las ruinas de cerca de 80.000 edificios dañados. 

La lenta vuelta a la normalidad se confirmó con la reapertura esta mañana de varias lonjas en la provincia de Aomori, que permitió reanudar el trabajo a los pescadores y aliviar la escasez de alimentos frescos.

También se ha empezado a pensar en los niños en edad escolar, que serán atendidos por psicólogos especialistas al no poder regresar a sus colegios pues quedaron destruidos. 

Sin embargo, todavía es patente la carencia de combustible, mientras siguen ocurriendo frecuentes apagones pese a los cortes de electricidad en otras provincias para garantizar el suministro. 

Las autoridades racionan la gasolina y dan prioridad a los vehículos que transportan material de emergencia y camiones de bomberos, militares y policías que se dirigen a las zonas afectadas llenos de provisiones. 

Buena parte del material procede de la comunidad internacional, volcada con Japón, que ha recibido ofertas de ayuda de más de 150 países, organizaciones humanitarias y agencias de Naciones Unidas.

La radiación, en tanto, impidió el sobrevuelo de helicópteros hidrantes sobre la central. Los ingenieros intentarán ahora bajar la temperatura de los núcleos con tanques de agua. El portavoz del gobierno, Yukio Edano, confirmó, además, que la cáspula de seguridad del reactor 3 "está dañada"

 La radioactividad medida a la entrada de la central nuclear de Fukushima aumentó con fuerza hacia la 01H00 GMT del miércoles antes de bajar de nuevo, declaró el portavoz del gobierno. "Poco después de las 10H00 (01H00 GMT), los niveles (de radioactividad) aumentaron bruscamente", indicó el portavoz Yukio Edano.

 El portavoz precisó que la radioactividad en ese punto había alcanzado "un nivel del orden del millisievert"."El nivel de radioactividad cerca de la entrada varía mucho de hora en hora a niveles que siguen siendo nocivos para la salud", dijo.

 El martes, el portavoz había anunciado niveles de radioactividad varios cientos de veces más elevados, cerca de los dañados reactores 3 y 4. Este nivel llegó hasta los 400 millisievert cerca del reactor 3 y los 100 millisievert en el reactor 4. 

A partir de una dosis de 100 millisievert recibidas por el cuerpo humano, las observaciones médicas indican un aumento de casos de cáncer.

Tepco abandonó el plan de usar helicópteros para arrojar agua sobre el reactor 4, con el objetivo de refrigerarlo, por el impacto que tendría la radiación en los pilotos. La temperatura interna subió a niveles alarmantes, y es el único con problemas que no puede ser refrigerado con agua de mar desde cerca por motivos técnicos ya que una explosión dejó agujeros en una pared, así como en el tejado de la edificación.

 

Imágenes de la televisión japonesa mostraban una columna de humo blanco saliendo desde una planta de energía nuclear en el noreste de Japón. Se intenta evitar una catástrofe después de que se desató un incendio en una planta que ha enviado bajos niveles de radiación hacia Tokio, lo que ha llevado a algunas personas a abandonar la capital y ha provocado una creciente alarma internacional.

 

Un responsable de la empresa operadora, Tokyo Electric Power (TEPCO) declaró en una conferencia de prensa que no sabía con exactitud el origen del humo, pero indicó que parecía provenir del reactor 3. El incendio que se declaró temprano, la mañana del miércoles, en el reactor 4 de la central, extinguió luego solo, habían informado antes TEPCO y la Agencia de Seguridad Nuclear japonesa.

 

 

El recinto de confinamiento del reactor 3 de la central nuclear de Fukushima fue "parcialmente dañado", declaró este miércoles el portavoz del gobierno japonés. El portavoz Yukio Edano precisó que el humo que se vio sobre el reactor 3 era sin duda vapor." Según la hipótesis más probable, del recinto de confinamiento se escapó vapor y se vio como humo", agregó.

 

El Institute for Science and International Security aseguró que el incidente en la central de Fukushima alcanzó el nivel 7, mientras que para la Unión Europea se trata de un "apocalipsis". En tanto, el canciller japonés Takeaki Matsumoto admitió que la radiación liberada "puede afectar la salud".

 

Continúan los sismos

 

Un fuerte sismo se produjo este miércoles al mediodía al este de Tokio, donde los edificios temblaron en forma prolongada. El epicentro fue ubicado frente a la prefectura de Chiba, al este de la capital, indicó el Servicio Meteorológico japonés. El fenómeno se produjo a sólo 10 km de profundidad, precisó el organismo. No fue lanzada ninguna alerta de tsunami.

 

Como si con la crisis nuclear Japón no tuviera ya demasiado, el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS) informó, en un relevamiento detallado de cada una de las réplicas que se generan en la isla, que se registraron más de 450. En las últimas 19 horas (entre las 01.35 y 20.14 GMT) hubo 46 temblores, tres de los cuáles tuvieron magnitud 6 o mayor. El menor fue de 4,5.

 

Ayuda de Estados Unidos

 

Japón está dispuesto a pedir la cooperación del ejército de Estados Unidos para prevenir una catástrofe nuclear en la central de Fukushima, dañada por el sismo del viernes pasado, anunció este miércoles el portavoz del gobierno nipón.

 

Interrogado por la prensa sobre si el gobierno japonés había pedido la ayuda de Estados Unidos, el portavoz Yukio Edano respondió que se "preparaba" para esta eventualidad.

 

"La cooperación militar estadounidense podría ser útil" en el sitio de Fukushima, donde los incidentes se suceden, añadió. Los norteamericanos "ya están cooperando con apoyo logístico", dijo.

 

Ocho navíos militares de estadounidenses, incluyendo el portaaviones "Ronald Reagan" y su escolta, participan en operaciones de rescate en el noreste de Japón, golpeado el viernes por un terremoto de magnitud 9 que fue seguido de un devastador tsunami. El "Ronald Reagan" es usado como plataforma flotante para abastecer en combustible a los helicópteros del ejército y de los guardacostas japoneses que participan en las operaciones de rescate. Por su lado, los aparatos del portaaviones -unos 80 aviones y helicópteros- realizan misiones de reconocimiento y llevan agua y mantas a las víctimas del desastre, según el Pentágono.