El municipio recortará horas extras y bonificaciones y derogará pasividad anticipada

El secretario de Gobierno anunció una “racionalización” del gasto en recursos humanos. También se implementará un sistema de marcación de ingreso por huellas digitales. Aún no están los fondos para el aguinaldo.

Las nuevas autoridades de la Municipalidad de Córdoba pusieron la mira en el gasto en recursos humanos y el presentismo del personal, y anunciaron ayer “racionalización” de esa erogación, lo que en la práctica implicará el control en horas extras, bonificaciones y prolongaciones de jornada de los empleados municipales. Asimismo, se desdoblarán los turnos de atención en algunas áreas y, tal como lo anunció LA MAÑANA el 21 de septiembre pasado, se reemplazará el actual sistema de marcación de ingreso del personal por uno de tipo biométrico, que podría ser mediante huellas digitales.
Las novedades fueron comunicadas ayer por el secretario de Gobierno municipal, Sergio Torres, quien también anunció que la Ciudad derogará su adhesión a la pasividad anticipada que contempla la ley 8836 de Nuevo Estado, sancionada por la Legislatura provincial en el año 2000, durante el primer gobierno de José Manuel de la Sota. Según Torres, la Municipalidad “no puede desprenderse de recursos que son valiosos” para la gestión y que con el retiro anticipado se jubilan a los 50 años, en plena etapa productiva. La anulación de esta adhesión necesita de una ordenanza que será enviada en breve al Concejo Deliberante por el Departamento Ejecutivo Municipal. Sin embargo, el secretario político del intendente Ramón Mestre recalcó que se respetarán los retiros voluntarios ya solicitados y en trámite. “Se trata de recuperar la política de recursos humanos, que durante mucho tiempo la Municipalidad no ejerció, pero no por responsabilidad de los empleados”, señaló el funcionario.
Empero, la decisión de preservar los recursos humanos formados tiene también un costado económico, ya que una parte del haber del empleado en retiro anticipado es pagado por el municipio hasta que llega su edad jubilatoria. Este gasto se suma al salario que el estado debe abonar al cubrir el cargo que quedó vacante. Desde la sanción de la ley Nuevo Estado, se jubilaron en forma anticipada unos 2000 empleados.
Las nuevas disposiciones no fueron informadas oficialmente al gremio del Suoem, según se aseguró ayer en la conferencia de prensa, aunque Torres expresó su deseo de que el gremio “comprende” la situación financiera del municipio, que describió como “muy complicada”. Ayer, representantes del Suoem evitaron adelantar opinión, excusándose en la falta de información sobre las decisiones del municipio.

Recorte de horas extras
Torres afirmó que la revisión de las horas extras, bonificaciones y extensiones de jornada rige desde hoy, y que en un mes comenzaría a funcionar el nuevo sistema de control de ingreso de los trabajadores, que se implementará “gradualmente” en todas las reparticiones municipales. “Las horas extras serán autorizadas sólo por los secretarios”, sostuvo el funcionario. Para graficar los motivos del recorte, indicó que en octubre de este año se pidieron 28 mil horas extras, y un mes después, en noviembre, las horas extras treparon a 150 mil, lo que implicó una erogación de 13 millones de pesos.
También señaló que seis mil de los casi 11 mil agentes municipales cobran bonificaciones, y otros 2.263, perciben un plus por prolongación de jornada. Para ejemplificar la situación, un funcionario comentó que toda la plantilla de Recursos Tributarios  recibe una bonificación del 30 por ciento, extra que anteriormente sólo cobraban los agentes tributarios dedicados a los controles en la calle. Con todo, Torres indicó que son las horas extras lo que ocasiona el mayor impacto económico, aunque aclaró que el objetivo no es “hora extra cero” sino la “racionalización”.
En cuanto al desdoblamiento de la jornada laboral, la idea es revisar “área por área”, a fin de determinar las necesidades de cada una.  Lo mismo sucederá en el caso de bonificaciones y extensión de jornada, ya que “hay sectores que necesitan” que se mantengan estos sistemas.
El secretario de Gobierno sostuvo que las medidas se enmarcan en el “nuevo trato” que la nueva gestión intenta instalar con los vecinos y los trabajadores, y evitó hablar de “ajuste” o de “recorte” en relación al personal municipal. “No es un ajuste, es una racionalización de recursos con la intención de transparentar”.