En sintonía con el mundo, la Bolsa porteña se desplomó 6,68 %

En otro lunes negro por la noticia de que Grecia no podría alcanzar las metas de déficit para 2011 y 2012, el Merval cayó a 2.291,68 puntos, el cierre más bajo del año. Wall Street cerró en fuerte descenso con un máximo de 3,29 % para el Nasdaq.

En una caótica rueda operativa, con persistente tendencia bajista impulsada por los mercados europeos y estadounidenses, la Bolsa porteña se desplomó 6,68 % en el sector de 18 empresas líderes, a valores mínimos de este año.
El indicador Merval cayó a 2.291,68 puntos, el cierre más bajo de este año y muy cerca del mínimo diario en 2.283,18 puntos, con la peor caída del año.
Pero la creciente desconfianza de los inversores locales en los valores estadísticos publicados por el Gobierno nacional y la creencia de que el tipo de cambio será fuertemente alterado una vez pasadas las elecciones del 23 de este mes, determinaron un sesgo netamente vendedor en forma indiscriminada con un perfil bajista superior al de principales bolsas internacionales.
Las ventas apuntaron a la reunión de dinero efectivo o para cruzar las ventas con compras en la plaza de Nueva York enviando, así, fondos al exterior convertibles en dólares.
Wall Street cerró en fuerte baja con un máximo de 3,29 % para el indicador tecnológico Nasdaq.
Los bonos soberanos se hundieron más de un 8 % para el Discount nominado en pesos, catapultando al índice de riesgo por encima de los 1.000 puntos básicos a 1.032, su máximo hasta el momento, con salto de 39.
El violento salto experimentado por los Bonos del Tesoro (BT) estadounidense, -cuya serie larga se disparaba en casi 3,50 dólares y su tasa de interés implícita caía a mínimos de 2,75 % nominal anual- ayudaba al crecimiento del riesgo crediticio argentino.
Se operó por 65,4 millones de pesos, entre acciones, ceder’s y ejercicios sobre 67 especies negociadas que se desplazaron en baja en su totalidad, sin alzas y sin repeticiones, un balance que no se recuerda en los anales bursátiles.