Epec perdería subsidios por subir la tarifa

Epec perdería subsidios por subir la tarifa

De Vido reiteró que las distribuidoras de energía perderán los beneficios por incrementar la luz.

De no mediar un acuerdo de la Provincia con la Nación, los cordobeses estamos más cerca de sufrir otra variación en la factura de la luz. Ayer, el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, señaló que aquellas distribuidoras de energía, por caso las provinciales, que aumenten sus tarifas verán reducidas, en la misma proporción, el subsidio que hoy pudieran estar recibiendo del Estado nacional.
La Empresa Provincial de Energía de Córdoba (Epec) recibiría la sanción, ya que aplicó el aumento del 28% escalonado (15% en los consumos con retroactividad a diciembre pasado y 111,3% a partir de marzo). La compañía energética de Santa Fe también está en la misma situación, ya que en noviembre pasado modificó su cuadro tarifario.
Las afirmaciones de De Vido se suman a las del subsecretario de Coordinación y Control del Ministerio de Planificación Federal, Roberto Baratta, quien había asegurado que “si alguna provincia aumenta las tarifas de los servicios públicos que regula, se le descontará en la misma proporción de los subsidios que envía el Gobierno nacional”.
Distintas fuentes consultadas por este medio minimizaron los dichos de los funcionarios nacionales y consideraron que “hay que esperar que las provincias se pongan de acuerdo con la Nación para salir de la convertibilidad energética”. “Es un tema que discutirán las máximas autoridades”, añadió otra fuente.  
Si se concretan los anuncios del titular de la cartera de Planificación, el impacto para los cordobeses será mayor a la suba del 28% escalonada aprobada por el Ente Regulador de Servicios Públicos (Ersep) a fines del año pasado y a la pérdida de subsidios que rige a partir de este mes; impacto que desde la administración provincial buscan minimizar.
En tanto, De Vido afirmó que en el caso de las metropolitanas, Edenor y Edesur “están integradas a las actividades de generación y transporte, y consideramos que por tanto, sus precios están compensados de modo que pensamos que deben tomar el negocio como una unidad”. Las declaraciones fueron realizadas luego de la puesta en marcha de la turbina uno de la Central Térmica Ensenada de Barragán.

Integración

“El Gobierno nacional quiere que las empresas del rubro energético, por caso del sector eléctrico o petrolero, se integren en su respectivas cadenas, sin que tengan posición dominante”, precisó De Vido.
El ministro de Planificación acompañó al vicepresidente Amado Boudou en el acto inaugural de la usina, del que también participaron el gobernador bonaerense Daniel Scioli y el vicegobernador Gabriel Mariotto.
La central térmica demanda una inversión total de $ 5.100 millones, 2.500 millones de los cuales corresponden a la primera etapa de operación en Ciclo Abierto de dos turbinas Siemens, que aportarán al sistema interconectado nacional 560 megavatios de potencia.
Su entrada efectiva en operaciones se concretará en febrero próximo, en tanto que su completamiento a Ciclo Combinado demandará $ 2.600 millones, 36 meses de trabajo y un incremento de la potencia instalada de otros 240 megavatios, totalizando así 800 megavatios de potencia.
Tras la puesta en marcha formal de la primera turbina, Boudou destacó que “esta central viene a incrementar la energía disponible para que la Argentina acreciente su actividad productiva, tal como ha venido ocurriendo en los últimos ocho años, plazo en el cual se incrementó en 8.200 megavatios la potencia instalada, ya sea en energía térmica, hidráulica y nuclear”.