Estiman que las cenizas podrían causar pérdidas por más de 450 millones de pesos

15/06/2011 |Afecta principalmente a la producción de ganado ovino. Productores piden que les envíen forrajes de manera inmediata. El martes, el Gobierno nacional declaró la emergencia agropecuaria en Chubut, Río Negro y Neuquén.

  La cría extensiva de ganado ovino es la actividad agropecuaria por excelencia de la zona patagónica afectada por las cenizas del volcán Puyehue y la ayuda inmediata necesaria es "la entrega de forrajes", según el productor de la región y vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Juan Goya.
El Gobierno nacional declaró la emergencia agropecuaria en Chubut (departamentos de Gastre, Telsen y Mártires), Río Negro (Adolfo Alsina, San Antonio, Valcheta, 9 de Julio, 25 de Mayo, Ñorquinco, Bariloche, Pilcaniyeu, El Cuy, General Roca, Avellaneda, Pichi Mahuida y Conesa) y Neuquén (Los Lagos y Collón Curá).
Tras cinco años de sequía, la vulnerada producción ovina de la zona esperaba levantar cabeza en esta temporada con precios de la lana históricamente altos.
El valor de la lana cruda de la raza merino ronda los 24 pesos por kilo, y de cada oveja se obtienen cinco kilos de lana, aproximadamente.
De no poder esquilarse ninguna oveja, la pérdida para el sector ascendería a 180 millones de pesos.
Adicionalmente, se calcula que el 60 por ciento de los animales son hembras preñadas y, de sobrevivir, no se sabe aún cuál será el grado de incidencia de la falta de alimentos y agua sobre sus crías.
Cada ternero se vendía el año pasado en 300 pesos y si bien ahora no hay mercado, hasta las pariciones de septiembre, sobre los valores de 2010 se puede estimar una pérdida potencial de 270 millones de pesos.
El monto en riesgo para la producción ovina alcanza los 450 millones de pesos totales, si se calculan ambos ingresos, por lana y por carne, consignó un matutino porteño.
Además hay perjuicios parciales que generan las cenizas, como la pérdida de peso de los animales y el recorte del precio final de venta de la lana por la menor calidad que presentará al momento de la esquila.