Gran Bretaña exhortó a la Argentina a "cesar intentos de intimidación"

El canciller británico, William Hague, llamó al Gobierno argentino a "trabajar juntos por los intereses comunes en el Atlántico Sur".

Continúan los cruces entre el gobierno nacional y las autoridades británicas por el control de Malvinas. Hoy, el canciller británico William Hague reclamó al país "detener sus intentos de intimidación sobre los habitantes isleños", y llamó al Gobierno argentino a "trabajar juntos por los intereses comunes en el Atlántico Sur".
"Si (el gobierno argentino) quiere realmente que se progrese, debe detener sus intentos de intimidación de la población civil" y aceptar discutir los medios para "trabajar juntos por el interés común en el Atlántico Sur", dice Hague en un artículo que publica el diario conservador The Times.
El ministro reitera en su escrito el derecho inalienable de unos 3.000 habitantes de las Islas Malvinas a seguir siendo británicos, en nombre de la autodeterminación.
Hague agrega que estos habitantes tienen "derecho a determinar su propio futuro y desarrollar su propia comunidad y economía (...) treinta años después de la invasión argentina".
Muchos de ellos son la novena generación de británicos que viven en el lugar, y "muchos se dirán de las Malvinas y, luego, británicos", afirma.
Hague asegura, por lo demás, que Londres está a favor de la cooperación con Buenos Aires en áreas como la gestión de la pesca, exploración petrolera o el fortalecimiento de los enlaces marítimos y aéreos entre la achipiélago y el subcontinente latinoamericano.