Investigan si Candela Sol Rodríguez fue robada en Córdoba cuando era una beba

Así declaró el integrante de una ONG ante el fiscal federal de Córdoba, Gustavo Vidal Lascano. El magistrado señaló que está investigando la denuncia

Silvio Capellino, integrante de la ONG Padres del Dolor, se presentó el pasado jueves ante la Fiscalía Federal Nº II de Gustavo Vidal Lascano para radicar una denuncia que le aporta otro costado a la conmocionante muerte de la pequeña Candela Rodríguez.
Según el miembro de la organización no gubernamental, la menor era cordobesa, trilliza y fue robada al nacer desde un centro de salud de la ciudad capital por Carola Labrador, a quien se conoció como la madre de la niña asesinada.
Capellino sostuvo que la madre biológica de la víctima es Carolina Caminos, una cordobesa quien, al ver la fotografía de Candela en su búsqueda previa al crimen, la reconoció como propia.
En ese sentido, señaló que tanto Candela como una hermanita fue sustraída por Carola Labrador, quien se hallaba en la clínica trabajando como enfermera.
“Lo dice porque, a través de las enfermeras, le preguntaban por las otras nenas y ella no entendía de qué nenas le hablaban. Luego, le pregunta a su amiga -Carola Labrador- que estuvo en el parto. Carola era amiga del matrimonio y descubre que era amante del padre biológico de Candela”, señaló Capellino. Al mismo tiempo, puntualizó que el padre de la pequeña asesinada en Buenos Aires, no es su progenitor sino el tío mellizo de su progenitor biológico.
Vidal Lascano fue el encargado de tomarle declaración al denunciante y aseguró en diálogo que trabajará para determinar la veracidad de la versión.
“La denuncia la formula un integrante de la ONG Padres del Dolor. Según este hombre, la supuesta madre biológica de Candela Rodríguez afirma que le robaron a la niña junto a otras dos, porque serían trillizas, en un hospital de Córdoba, cuando tenían algunos meses. Ella estaría fuera de la provincia, preocupada por su seguridad", aseguró el magistrado.
“Incluso nos ha mostrado una foto. Él afirma que la mujer teme por su seguridad debido a que estas personas estarían supuestamente vinculadas al narcotráfico o a la trata de personas”, añadió.
De acuerdo a los entretelones de la denuncia, Candela originalmente no se habría llamado así, y no tendría 11 años, sino 10.
“El viernes mandé un oficio (a la provincia de Buenos Aires) y comisioné a personal de Protección de las Personas de la Policía de Córdoba para que se tomen una serie de medidas”, culminó el fiscal.