La Justicia Federal intervino por un año Cablevisión, que denunció un "atropello"

La Justicia Federal intervino por un año Cablevisión, que denunció un "atropello"

21/12/2011 |  El juez federal mendocino Walter Bento libró una orden de allanamiento a la Gendarmería y dispuso la intervención de la compañía por supuesto "abuso de posición dominante" en el mercado de televisión por cable, tras denuncia del Grupo Vila-Manzano.


La Justicia federal de Mendoza ordenó intervenir Cablevisión, la distribuidora de cable del Grupo Clarín, y designó a un coadministrador por el lapso de un año, por lo que el holding denunció un "atropello" y apuntó contra el Gobierno nacional, mientras empleados echaron al interventor a empujones.

Momentos de tensión se vivieron en la sede de la empresa, en el barrio de Barracas, donde decenas de empleados de la firma se enfrentaron a golpes con el interventor designado por el juez federal de Mendoza Walter Bento.

Bento libró una orden de allanamiento a la Gendarmería y dispuso la posterior intervención de la compañía durante un año
por supuesto "abuso de posición dominante" en el mercado de televisión por cable, tras una denuncia de la empresa Supercanal, del Grupo Vila-Manzano.

Pero el contador mendocino Enrique Anzoise, designado coadministrador interventor de la empresa, fue a la sede y debió
retirarse tras ser rechazado a golpes de puño por los trabajadores, que expresaban temor a perder sus empleos. Según la disposición judicial, la intervención se ejecutará sin desplazamiento de autoridades, por lo que la firma será coadministrada por el directorio y Anzoise durante doce meses.

Anzoize denunció a través de su abogado, Ricardo Mastronardi, que directivos de Cablevisión -representa el 60 por ciento de los ingresos del Grupo Clarín- agredieron verbalmente y luego escupieron, golpearon e insultaron a funcionarios y gendarmes, mientras duraba el allanamiento.

LA REACCIÓN DEL GOBIERNO

El ministro del Interior, Florencio Randazzo, calificó hoy de "disparate" pensar que el Gobierno nacional impulsa la causa judicial por la cual se intervino Cablevisión. "Es un disparate decir eso", indicó Randazzo en declaraciones formuladas en la Casa Rosada, al ser consultado sobre las versiones que indican que el Gobierno propició la iniciativa judicial.

La decisión judicial de ordenar una intervención del principal operador de cable del país, aunque sin desplazar a sus autoridades, provocó este martes una caída del 11 por ciento en las acciones del Grupo Clarín. La Casa Rosada, que viene manteniendo un fuerte enfrentamiento con Clarín y otros grandes medios, buscó despegarse de una decisión judicial que puede terminar siendo funcional a su interés de debilitar a un grupo mediático que considera "monopólico".

"Es un disparate decir eso, porque lo que está haciendo la Gendarmería en este caso es actuar como un auxiliar de la Justicia, de una orden emanada de la jueza Olga Pura de Arrabal, de la provincia de Mendoza, quien nada más ni nada menos, es la jueza que falló en contra de la ley de servicios audiovisuales, una ley impulsada por el Gobierno nacional", afirmó el ministro del Interior.

Sin embargo, la orden de intervención fue dictada por otro magistrado, el también mendocino Walter Bento. Randazzo se expresó de este modo poco después de que se conociera que la Justicia dispuso intervenir por un año la administración de la empresa Cablevisión, del Grupo Clarín, en el marco de una causa judicial que inició el Grupo Vila-Manzano. El ministro formuló declaraciones en la Casa Rosada tras firmar un convenio vial con la Asociación de Fábricas Automotores (ADEFA), con la presencia de su titular, Víctor Klima.