Mestre prometió "hacer lo que se deba y no lo que quede mejor"

 El intendente juró por "Dios, la Patria y los Santos Evangelios". En su discurso, el flamante jefe comunal de Córdoba dijo: "Tengo la inquebrantable voluntad de reconstruir esta ciudad en todas sus direcciones".

El electo intendente de la ciudad de Córdoba, el radical Ramón Mestre, juró por "Dios, la Patria y los Santos Evangelios".
En su discurso en un acto en el Concejo Deliberante, el flamante jefe comunal de Córdoba prometió "hacer lo que se deba y no lo que quede mejor".
“Me toca hoy asumir el cargo de intendente de la ciudad de Córdoba y lo hago imbuido de la responsabilidad que ello significa y lo hago con las esperanzas de saber y sentir que es posible conducir una gestión capaz de recuperar para nuestra ciudad el brillo, la identidad y las soluciones que ella requiere y merece”, dijo Mestre al comenzar su discurso.
“Queremos devolverle a los vecinos el orgullo perdido de ser ciudadanos habitantes de esta ciudad. Sé que la área no será sencilla. Innumerables problemas se nos presentarán y se nos van a presentar día a día. Conozco de las dificultades, que a cada paso aparecerá una piedra”, dijo. Y agregó: “Pero en este día tengo una inquebrantable voluntad y decisión de reconstruir esta ciudad en todas sus direcciones”. También invitó a los ciudadanos a “trabajar mancomunadamente”.
El radical Mestre afirmó: “No voy a ser un intendente de la resignación, del conformista, del no poder hacer. Junto llegaremos a la meta de cambiar nuestra ciudad para vivirla plenamente. Trabajaré sin descanso, me exigiré y exigiré a mi equipo el mismo esfuerzo y entrega y a mis vecinos les pediré esfuerzo y colaboración”.
“Voy a gobernar con la verdad en la mano. Sin demagogias, sin cortapizas. Haré lo que se deba no lo que se pueda. Haré lo que se deba, no lo que quede mejor”, añadió.
“Gobernaré con la autoridad que me confiere la decisión electoral de mis conciudadanos, al tiempo que respetare las expresiones de las minorías a las que invito a sumar sus mejores ideas y propuestas”, enfatizó.
“Ejerceremos nuestra autoridad sin vacilaciones pero jamás lo haremos en forma caprichosa y despóticamente. Se que en la planta de personal de la Municipalidad de Córdoba hay valiocísimos recursos humanos con los que estoy seguro podré contar. Es historia conocida pero siento la necesidad espiritual de recordarlo porque se podrá decir que se trata de una autoreferencia porque alude al ex intendente y que fue mi padre y pido disculpas”, agregó.
"Los invito al diálogo sincero, al respeto, al sometimiento a la ley para solucionar los conflictos. Desechemos el Estado permanente de crispación, de violencia, de sospecha sobre las verdaderas intenciones de unos y de otros", les dijo a los trabajadores municipales.
"Sé que puedo contar con ustedes para cumplir las metas (…) Cada uno en su lugar. El intendente trazando políticas públicas, los concejales aprobando o desechándolas y los trabajadores, en su trascendente función de servir a los vecinos".
Además Mestre afirmó: “Sin temor a equivocarme puedo afirmar que la fórmula para avanzar en el camino de la recuperación es: control para ordenar, consenso para construir y tiempo para cambiar”.
“Necesitamos poner en marcha todos los sistemas de control de la Municipalidad para que se vuelvan a respetar las reglas en un municipio y una municipalidad que están al borde de la anarquía”, acotó.
En una sesión especial convocada en el Centro de Participación Comunal (CPC) del barrio Empalme, Mestre prestó juramento y ofreció un discurso con anuncios sobre su gestión.
A las 13, en el despacho de la Intendencia del Palacio 6 de Julio (edificio municipal), el intendente saliente, Daniel Giacomino, formalizará el traspaso del mando a Mestre.
A las 14, en el Salón de Actos del municipio, Mestre tomará juramento a sus secretarios: de Gobierno, Facundo Cortez Olmedo; de Economía, Diego Dequino; de Salud, Néstor Costamagna y de Transporte, Juan Pablo Diaz Cardeihlac.
También prestarán juramento en la Secretaría de Ambiente, Gabriela Faustinelli; de Desarrollo Urbano, Mariano De Juan; al asesor Letrado provisorio, Marcelo Rodríguez Arancibia y al administrador del Tribunal de Faltas, Ramón Ortega.