Miles de fieles se congregan por la beatificación de Juan Pablo II

30/04/2011 - La ceremonia tendrá lugar mañana ante una multitud que desde hoy comenzará la vigilia de rezo de honor al difunto Santo Padre.

Miles de peregrinos llegaron hoy a Roma para la beatificación del papa Juan Pablo II que tendrá lugar mañana, en tanto desde esta noche comenzarán la vigilia de rezo bajo un cielo totalmente cubierto que amenaza lluvia.

En la tarde de este sábado dará comienzo la primera de las celebraciones oficiales que la Santa Sede ha organizado para la beatificación del Papa polaco, que tendrá lugar mañana y a la que le seguirá ya el lunes una misa de acción de gracias.

El céntrico Circo Massimo de Roma será escenario de esa vigilia de rezo en honor a Juan Pablo II, que estará dividida en dos partes. En la primera, llamada "Celebración dela Memoria", intervendrán el que fuera secretario particular de Juan Pablo II y actual cardenal de Cracovia, Stanislaw Dziiwisz, así como su antiguo portavoz durante 22 años, el español Joaquín Navarro Valls. También participará en esta parte de la vigilia la monja francesa Marie Simon Pierre, cuya curación de la enfermedad de parkinson, de manera inexplicable para la ciencia, ha abierto las puertas a la beatificación de Karol Wojtyla.

La segunda parte será la "Celebración de los Misterios Luminosos del Santo Rosario", que fueron introducidos por Juan Pablo II durante su papado. El rosario se recitará en conexión directa con cinco santuarios marianos de todo el mundo: el de la Virgen de Guadalupe, en México; Fátima, en Portugal; Lagniewniki, en Polonia; Kawekamo-Bugando, en Tanzania, y Notre Dame, del Líbano, a los que estaba muy ligado el papa Wojtyla.

Además, según informa hoy el diario La Stampa, al término de este acto se realizará una conexión vía video con el papa Benedicto XVI para rezar una oración final y recibir la bendición apostólica.

Una vez concluida la vigilia, las personas que lo deseen podrán acudir a ocho céntricas iglesias de Roma que estarán abiertas toda la noche en la llamada "Notte bianca di preghiera" ("La noche en blanco de los rezos").

Las previsiones meteorológicas para Roma, que poco a poco va recibiendo a los peregrinos (algunas autoridades prevén que lleguen al millón de personas), dan nubes para todo el sábado, con lluvias intermitentes, lo que puede deslucir el acto de vigilia en el enorme espacio abierto del Circo Massimo.