Noruega: al menos 90 muertos por explosión y tiroteo en Oslo

La explosión de una bomba que devastó hoy el principal edificio del Gobierno noruego en Oslo y un ataque de un hombre armado vestido de policía que abrió fuego en un campo juvenil en una isla cercana dejaron al menos 90 muertos, informó la policía.

Oslo (Reuters) - En el mayor ataque de este estilo desde los atentados a los sistemas de transportes de Londres en el 2005, siete personas murieron por la explosión de la bomba en la capital noruega.

La explosión destrozó la fachada del edificio de 17 pisos del Gobierno central, destruyendo la mayoría de las ventanas y lanzando restos de metal y escombros a cientos de metros. El estallido sacudió a toda la ciudad alrededor de las 15.30 hora local (1330 GMT).

El distrito afectado es el corazón del poder en Noruega, donde se encuentran varios edificios clave de la administración. Ministerios cercanos también fueron afectados por la explosión, entre ellos el de Petróleo, que se había incendiado.

Poco después, un hombre armado abrió fuego en un campamento juvenil del gobernante Partido Laborista en la isla de Utoeya, al noroeste de Oslo. El agresor fue arrestado. El ministro de Justicia dijo que el hombre es de nacionalidad noruega.

El rastrillaje policial de la isla de Utöya, ya produjo ochenta cadáveres de jóvenes pertenecientes al gobernante partido socialdemócrata, y la cifra podría aumentar.

"Estalló (...) La gente corría presa del pánico. Conté al menos 10 heridos", dijo el transeúnte Kjersti Vedun, que intentaba abandonar la zona de la explosión en Oslo.

Mientras la policía le advertía a la gente que evacuara el centro de Oslo, aparentemente por temor a nuevos ataques, el primer ministro Jens Stoltenberg dijo por teléfono a la cadena de televisión local TV2 que la situación era "muy grave".

El líder noruego señaló que la policía le había pedido que no divulgara su ubicación.

En Oslo, un testigo de Reuters dijo que varios soldados del Ejército tomaron posiciones alrededor del centro de la ciudad.

El hombre armado, descrito por la policía como rubio y alto, habría sacado ventaja de la confusión causada por la explosión para atacar en el campamento de verano del Partido Laborista, según informó la prensa local.

"Se oyeron muchos disparos. Nos escondimos debajo de una cama. Fue muy aterrador", dijo a la cadena británica Sky una joven que estaba en el lugar.

¿ATAQUE TERRORISTA?

Aún nadie se adjudicó la autoría de los ataques y, si bien coinciden con el tipo de atentados lanzados por militantes islámicos, los analistas creen que es muy pronto para sacar conclusiones.

"Este es un ataque terrorista. Es el evento más violento que sacude Noruega desde la Segunda Guerra Mundial", dijo el congresista opositor Geir Bekkevold.

El subjefe de la policía de Oslo, Sveining Sponheim, dijo a periodistas que el agresor en Utoeya estaba vestido con un uniforme policial pero que nunca había pertenecido a la fuerza.

Sponheim destacó que la policía también creía que el hombre podría haber estado involucrado en los dos hechos.

Un testigo dijo que vio al menos 20 muertos en el campamento en la isla de Utoeya, al noroeste de Oslo, tras el tiroteo.

"Lo vi con mis propios ojos, al menos 20 muertos flotando en el agua", dijo Andre Skeie, de 26 años, a Reuters por teléfono. Añadió que había ido a la isla en su barco para ayudar a evacuar a la gente del lugar luego de que un hombre abrió fuego.

Noruega, un país miembro de la OTAN, ha sido objeto de amenazas de ataques antes, especialmente por su participación en los conflictos en Afganistán y Libia.

El ataque se produjo más de un año después de que tres hombres fueran arrestados por sospechas de tener vínculos con la red Al Qaeda y de planificar atentados en el país.

La violencia o las amenazas de seguridad ya han afectado a otros Estados nórdicos. En diciembre pasado se produjo un fallido atentado con bomba en Estocolmo y el atacante murió.

Dinamarca ha recibido reiteradas amenazadas después de que un diario publicara caricaturas del profeta Mahoma a fines del 2005, enfureciendo a la comunidad musulmana en todas partes del mundo.