Perfil.com: Cuáles son los lugares más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo


 

“No hay mejor oficio que el periodismo”, suele repetir Gabriel García Márquez. Pero esa profesión también puede convertirse en una tragedia. Las guerras, las mafias y el narcotráfico son sólo algunos de los factores que conspiran contra la libertad de expresión: 31 periodistas murieron en el mundo durante los primeros meses de este 2010 por dar a conocer historias que molestaron al poder. Mañana es el Día del Periodista en la Argentina y, más allá del profundo debate en el que se encuentra hoy el oficio en este país, a la hora de celebrar será importante recordar los verdaderos problemas que acorralan a los reporteros de todo el planeta.

El índice de libertad de prensa que Reporteros Sin Fronteras (RSF) realiza todos los años a través de una encuesta a periodistas de todo el mundo señaló que Eritrea, Corea del Norte, Turkmenistán, Irán, Birmania, Cuba, Laos, China, Yemén y Vietnam fueron los diez peores países para ejercer el periodismo en 2009. Pero en abril de este año, la organización francesa que en 2005 recibió el Premio de Libertad de Conciencia, otorgado por el Parlamento Europeo, tuvo que realizar una mención especial para Honduras: con seis periodistas muertos se convirtió en el “país más peligroso del planeta”. RSF señaló que desde el golpe de Estado del 28 de junio de 2009, “nunca se hizo justicia en relación con los ataques, intimidaciones, actos de censura y asesinatos de periodistas y defensores de los derechos humanos”.  Luego de Honduras, los países de la región con más riesgos para el periodismo son México, Colombia, Cuba y Venezuela. El narcotráfico, para los dos primeros casos, y la tensión con el gobierno, para los segundos, parecen ser las razones que aquejan a los periodistas de esos países. El Comité para la Protección de Periodistas señaló que México, con cuatro periodistas muertos en 2010, es el país en donde más asesinatos de hombres de prensa se produjeron después de Honduras. Mientras que Human Right Watch (HRW) remarcó la delicada situación que presenta Colombia, en el informe titulado “Herederos del paramilitarismo: la nueva cara de la violencia en Colombia”, y en Cuba, con el trabajo titulado “Un nuevo Castro, la misma Cuba: presos políticos en la era post Fidel”. En tanto que la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) presentó en su última reunión de marzo en Aruba un informe que manifiesta los problemas de Venezuela. “El crecimiento de la intolerancia y de las violaciones a los derechos humanos en ese país atentan contra el periodismo”, afirmó el director de HRW, José Miguel Vivanco, que en el encuentro de la SIP recibió el Premio Chapultepec por su defensa de la libertad de expresión en la región. Pero no sólo en América latina hay conflicto. “Es inquietante constatar que Francia o Italia siguen perdiendo puestos en la clasificación. Europa debe demostrar ejemplaridad en materia de las libertades públicas”, advirtió Jean-François Julliard, secretario general de RSF, cuando se presentó el informe, en octubre del año pasado. Mientras que la operación militar “Plomo fundido”, llevada a cabo por el ejército israelí contra Gaza el año pasado, también tuvo repercusiones negativas en la prensa: Israel perdió 47 puestos y el estatus de mejor país de Medio Oriente, quedándose detrás de Kuwait y los Emiratos Arabes. Por último, Amnesty Internacional condenó a China porque “los que publican artículos criticando a las autoridades se arriesgan a ser encarcelados”, y a Rusia porque “el alto número de periodistas asesinados sigue creciendo”. En el puesto 47, entre 175 países, parece ser que a la Argentina no le está yendo tan mal. La aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, seguramente, ayudará a crear una mejor situación.