Brasil sumó 1.179 muertos en 24 horas y Bolsonaro bromea con la cloroquina

"El que toma cloroquina es de derecha", dijo el Presidente al anunciar la liberalización del remedio. Un militar especialista en logística maneja el Ministerio de Salud. 

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció este martes que el Ministerio de Salud cambiará a partir del miércoles su protocolo para el uso de cloroquina, hasta ahora remedio para lupus y malaria, a pacientes en el nivel inicial del contagio del nuevo coronavirus, y aprovechó la ocasión para hacer ironías sobre los médicos que no recomiendan ese medicamento.

"El que es de derecha, toma cloroquina, el que es de izquierda, toma Tubaína", dijo haciendo referencia a una marca de gaseosas brasileña del interior del estado de San Pablo, entre risas, al sitio web Blog de Magno.

El anuncio fue realizado luego de que Brasil superara por primera vez los 1.000 (1.179) muertos por día por Covid-19, llegando a casi 18.000 fallecidos en poco más de dos meses.

El protocolo por el uso en el nivel inicial a pacientes que lo deseen de la cloroquina es apuntado como el motivo de la renuncia, el jueves pasado, del oncólogo Nelson Teich al Ministerio de Salud, cargo en el que fue reemplazado por el general Eduardo Pazuello, un especialista en logística.

"La va tomar el que quiera tomar cloroquina; nadie será obligado a tomar cloroquina, se le dará libertad al paciente para que pueda usar el remedio en caso de que se juzgue necesario", dijo el presidente.

Actualmente, el protocolo del Ministerio de Salud de Brasil permite el uso de hidroxicloroquina, un derivado de la cloroquina, apenas en pacientes en estado crítico avanzado.

La comunidad científica y médica determinó que el remedio no es una solución para el Covid-19 como norma general, ya que tiene efectos colaterales superiores a los males que se busca combatir.

Bolsonaro también comentó que recibió a dirigentes del club Flamengo para intentar reiniciar el fútbol. "Inicialmente sería sin público", arriesgó el mandatario. También habló del gobernador del estado de Pernambuco, Paulo Cámara, quien se contagió con el nuevo coronavirus y es del opositor Partido Socialista Brasileño (PSB),

"Yo, en lugar del gobernador, tomaría" cloroquina, comentó Bolsonaro, que también admitió que el efecto del remedio puede ser el de un placebo.

El protocolo sobre cloroquina es establecido por el ministro interino Pazuello.

"Por el momento voy a dejar al general Pazuello, está haciendo un trabajo excelente", afirmó Bolsonaro.

Si la lucha contra el coronavirus es tomada como una guerra en Brasil, donde el presidente se niega a adherir a las cuarentenas, el Ministerio de Salud se transformó en un cuartel: nueve militares fueron nombrados en cargos clave de la estructura de la cartera más caliente del país.