Córdoba, sin transporte urbano y el interurbano cumple casi un mes de paro

Las protestas se realizan por salarios adeudados. La Capital amaneció sin colectivos por el paro por tiempo indeterminado de UTA. 

Los trabajadores del transporte urbano de pasajeros de la ciudad de Córdoba aplican desde hoy un "paro total de actividades por tiempo indeterminado", en reclamo por el pago salarial de abril.

Por otro lado, el servicio interurbano de media distancia cumple hoy 26 días consecutivos de paro por sueldos adeudados desde marzo.

La filial local de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) emitió un comunicado, con la firma de su titular Carla Esteban, en donde sostiene que "vencido el plazo del cuarto día hábil para abonar los salarios correspondientes al mes de abril, paralizaremos todas las actividades a partir de la 0 hora de hoy y por tiempo indeterminado".

De madrugada las calles de la ciudad se veían prácticamente desoladas, en una de las jornadas más frías en lo que va del año. Muchos usuarios del transporte se vieron sorprendidos por la medida y tuvieron que recurrir a distintas alternativas para llegar a sus trabajos.

El paro sigue

Esteban manifestó esta mañana que las empresas propietarias de las líneas del transporte urbano "no informaron cuál es el inconveniente por el cual los sueldos no están depositados", por lo tanto aseveró que "el paro va a seguir hasta que cobren todos los trabajadores".

Aoita

Mientras tanto, los choferes, nucleados en la Asociación Obreros de la Industria del Transporte Automotor (Aoita), cumplen hoy 26 días ininterrumpidos de paro en el interurbano de media distancia, en reclamo por la deuda parcial que se adeuda de marzo y abril, una medida que afecta a las localidades del Gran Córdoba y todo el interior provincial.

Los empresarios nucleados en la Federación de Empresarios del Transporte Automotor de Pasajeros (Fetap) y de la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Córdoba (Asetac), mantienen sus posturas de que no cuentan con los recursos para hacer frente a los salarios, como consecuencia de la baja recaudación por la cuarentena decretada por la pandemia del coronavirus.