Covid-19: Córdoba superó el 60% de ocupación de camas críticas

Especialistas recomiendan intensificar restricciones para no llegar al 80%. Una vez superado ese umbral, el riesgo de saturación del sistema sanitario es muy alto.

Los pacientes críticos que se internan con coronavirus permanecen más tiempo en terapia, en comparación con otras patologías. Y aunque el plasma de convalecientes reduciría el tiempo de estadía de una persona en cuidados críticos, los especialistas ponen la lupa en el porcentaje de ocupación. Es decir, cuántas camas quedan disponibles.

Insisten, desde el comienzo de la pandemia en Argentina, que cuando este indicador llega al 60 por ciento, hay que tomar medidas más restrictivas. Porque una vez que ese tope se alcanza, el riesgo de saturación es alto. Por lo tanto, no hay que esperar a llegar al 80 por ciento, porque sería demasiado tarde, insisten.

Córdoba superó ayer ese tope: 60,7 por ciento. En una semana, la cantidad de pacientes internados con diagnóstico de Sars-Cov-2 aumentó un 33,2 por ciento. En números absolutos, de las 605 personas registradas el 19 de septiembre, la cifra pasó a 806 este domingo.

En un mes, el crecimiento fue del 467 por ciento: el 26 de agosto había 142 personas internadas en toda la provincia. Además, el fin de semana se registró un récord de fallecimientos: 18 muertos el sábado y 17 el domingo.

Juan Pablo Caeiro, jefe de Infectología del Hospital Privado, y asesor del Ministerio de Salud provincial, confirmó que este indicador es seguido muy de cerca y que preocupa la situación del interior de Córdoba, donde escasean los especialistas.

"El problema no son tanto las camas, sino los profesionales, ya que la mayoría se concentran en Capital. Si a eso le sumamos las bajas por contagios y por ser contactos estrechos de casos positivos, la situación es más preocupante. Además, se necesitan al menos dos equipos para que trabajen en espejo y no se crucen. Para que en caso de que uno resulte infectado, el servicio no tenga que cerrar", explicó.

En la misma línea, el infectólogo Hugo Roland indicó que, si se computan las bajas por contagios o contactos estrechos, no se podrá cumplir con la estrategia de equipos en espejo. En el caso de los terapistas, se necesita al menos un profesional cada seis camas. Y un enfermero, cada uno o dos pacientes.

Para calcular el porcentaje de ocupación de camas críticas destinadas a la pandemia, la Provincia parte de una base de 1.327. También creció en ese tiempo las personas que necesitan asistencia respiratoria mecánica.

A su vez, la demanda de camas críticas para todas las patologías (tanto coronavirus como otras causas) también creció, a expensas de los primeros. El sábado había 1.490 internados en total, contra los 1.258 del sábado de la semana pasada. El aumento fue del 18 por ciento. El 31 de agosto, cuando la Provincia comenzó a reportar el porcentaje de ocupación total de camas críticas, había 819 pacientes.

Partiendo de una base de 2.438 camas críticas en total para todas las patologías, la Provincia calcula que el porcentaje de ocupación hoy es del orden del 60 por ciento. La cifra tiene en cuenta aquellas unidades con y sin respirador, tanto del sector público como privado, así como las camas de clínica médica que fueron reestructuradas y equipadas con un monitor o respirador.

Ahora, si se computan las camas de terapia intensiva, intermedias y coronarias para adultos informadas por la cartera sanitaria provincial, al 8 de septiembre, el total de unidades críticas es de 1.884 camas. Con 1.490 pacientes internados, la ocupación ascendería al 79 por ciento.

Refuerzo al interior

En Córdoba, el ministro de Salud provincial, Diego Cardozo, indicó que los agentes de salud se encuentran "agotados" por estar trabajando bajo presión durante casi siete meses. Llamó a los profesionales sanitarios a participar de la convocatoria de 500 agentes de salud para reforzar los hospitales y armar grupos de respaldo. Dijo que hasta el momento se había logrado incorporar más de 100.

También indicó, en conferencia de prensa, que de las 343 camas críticas nuevas destinadas a la pandemia, 293 estarán en el interior. Consultado sobre cuántos agentes se contratarán para cubrir esas camas, el ministro informó: "Esos espacios se harán dentro de las instituciones o en hospitales que ya venían funcionando con su recurso humano. Lo que se hará es redireccionar el perfil de pacientes, para que comiencen a atender Covid-19".

Un paciente con coronavirus puede sufrir distintas complicaciones. No sólo insuficiencia respiratoria, como estaba documentado en un comienzo. Por eso, más que terapias intensivas con asistencia respiratoria mecánica (ARM), hoy se necesitan más cuidados intermedios: monitores multiparamétricos para controlar los signos vitales y la oxígenoterapia, reforzada con tratamientos experimentales, como el plasma de convalecientes, que en principio reduciría la estadía de un pacientes en terapia, agregó el ministro.

Autoridades sanitarias informaron que el siete por ciento de los casos confirmados corresponde a personal de salud. No brindaron detalles sobre cuántos agentes se encuentran aislados por ser contactos estrechos de un caso positivo.

En la reunión del comité asesor del miércoles pasado, los especialistas solicitaron que se pongan en marcha medidas para limitar la circulación de la gente. Sergio Köning, infectólogo de Chile, informó que en su país se restringe la movilidad durante la noche, iniciativa que los asesores recomendaron, en forma unánime, adaptar a la realidad local.

Los asesores descartaron, por el momento, volver a fase 1, para no resentir la actividad económica. No obstante, uno de ellos solicitó a la Provincia que clarifique cuántas camas de terapia intensiva están operativas hoy, tanto con su tecnología, como su personal, sobre todo en el sector privado.

Testeos. Desde el inicio de la pandemia, en la provincia de Córdoba se realizaron testeos con PCR (hisopados) a 271.824 personas. Una tasa de 72.284 personas estudiadas por cada millón de habitantes.

El sistema sanitario también se tensiona a nivel nacional

El porcentaje de ocupación de camas críticas es un indicador sensible que todas las provincias siguen de cerca. A nivel nacional, también están ocupadas el 61,5 por ciento, según el Ministerio de Salud de la Nación.Algunas ciudades del país ya superaron el 80 por ciento. Por sólo poner ejemplos, Rosario (97 por ciento); General Roca, en Río Negro (95 por ciento); San Salvador de Jujuy (90 por ciento); y el Gran Mendoza, con el 87 por ciento, según la Nación.Hace 20 días, el secretario de Calidad en Salud de la Nación, Arnaldo Medina, dijo que la expansión de camas críticas había llegado a un límite y que ese tope estaba dado por el recurso humano disponible. Reconoció que el personal se encuentra agotado y pidió colaboración a la gente, para que respete las medidas de distanciamiento social.Medina indicó que se pusieron en marcha algunas medidas para suplir la falta de terapistas, como la capacitación de otros especialistas y las guardias comandadas a distancia por los profesionales que, por tener factores de riesgo, deben permanecer aislados. Y el traslado de agentes de otras provincias hacia las áreas más críticas.