Francisco llega a Sudamérica intentando cerrar heridas

Francisco llega a Sudamérica intentando cerrar heridas

15/01/2018 En un clima tenso, el Papa visita Chile y Perú con las relaciones con pueblos aborígenes, el cambio climático y los antagonismos políticos como eje de su agenda.

El máximo representante de la fe católica romana y jefe de Estado del Vaticano, el Papa Francisco, arribará a Chile y Perú en su sexta gira por América Latina. Una vez más, Argentina se encuentra fuera su ruta. En la previa, las fuerzas de seguridad chilena apuntaron contra comunidades aborígenes por el incendio de cuatro iglesias en el sur del país.

El argentino Jorge Bergoglio fue elegido Sumo Pontífice de la Iglesia Católica luego de la inesperada renuncia del Papa Benedicto XVI, Joseph Ratzinger, en febrero del 2013. La retirada del Papa alemán fue histórica al ser la primera desde la Edad Media por voluntad propia. Desde entonces, Bergoglio fue electo y se convirtió en Francisco, marcando una nueva era.

Con andar pausado y carismático, el Papa devolvió aquello que ausente alejaba y desencantaba a los feligreses católicos: la fe en el amor, la lucha por el medio ambiente y por una sociedad igualitaria en clave netamente cristiana, es decir, basada en el andar y enseñanzas de Jesús por la tierra. En consonancia con sus discursos, y en la previa a su llegada a Chile, se difundió un “Diccionario de términos eclesiásticos”, acompañado de un “Glosario de Bergoglismos”.

 

Las redes de Francisco

El Papa goza de gran popularidad en las redes sociales. Tiene más de 44 millones de seguidores en sus nueve cuentas de Twitter, 5 millones en Instagram y publica mensualmente videos en YouTube

El estilo de Francisco es fresco, contemporáneo y, como él diría, “directo al hueso”. También, el Papa abrió las viejas y polvorientas ventanas de la fe católica y celebró reuniones con distintos líderes de diversos credos mundiales. En esta ocasión, dos misas tendrán a los pueblos aborígenes como invitados principales.

El primer encuentro programado será en Temuco, al sur de Chile, donde se realizará una rogativa, es decir, una oración pública y masiva con representantes de la comunidad mapuche en la Araucanía. El segundo será en Puerto Maldonado, ciudad en la Amazonia peruana.

 

Divide y reinarás

El pasado viernes 12 de enero medios argentinos y chilenos difundieron las “amenazas de muerte sobre el Papa”. Por esas horas, cuatro iglesias ubicadas en los municipios Estación Central, Recoleta, Peñalolén y Santiago Centro fueron atacadas por desconocidos con bombas caseras y paños ahogados en combustible que provocaron incendios.

Según las fuerzas de seguridad, en Estación Central se encontró un mensaje que decía: “Libertad a todos los presos políticos del mundo, Wallmapu (territorio mapuche) libre, autonomía y resistencia. Papa Francisco las próximas bombas serán en tu sotana”. Pero, fiel a su estilo, Francisco evitará autos blindados ya que según declaró ante la prensa “no voy a visitar a un pueblo y decirle que lo quiero dentro de una lata de sardinas”.

 

En la ciudad de Santiago, la policía evitó una explosión en el santuario Cristo Pobre al “neutralizar un bidón cargado con combustible” en la entrada del templo. En una pared, junto a la entrada, los autores escribieron “por el Papa 10 mil millones y los pobres nos morimos en las poblaciones”.

La Comisión oficial para la visita del Papa a Chile informó que la gira tendrá un costo cercano a los 6,4 millones de dólares. “Lo que gana el país en paz y en vida espiritual es mucho más grande y más importante que unos pesos”, justificaron desde la misma.

La iglesia afrontará los gastos de sus eventos religiosos, y el Gobierno lo hará con los encuentros de Estado y de seguridad. En tanto, la retribución económica no se hará esperar ya que más de un millón de personas llegarán desde Argentina para asistir a alguna de las tres misas previstas.

 

En clave cristiana

En cuanto a los temas de agenda, Francisco impulsará la “amistad social”. Este término refiere a “buscar el bien común”. “La enemistad social destruye”, dijo el Papa en Cuba, “la enemistad más grande es la guerra y hoy día vemos que el mundo se está destruyendo por la guerra, porque son incapaces de sentarse y hablar”.

El encargado de la ceremonia en Temuco, el padre Patricio Trujillo, dijo que “participarán de la rogativa alrededor de 23 hermanos mapuches, provenientes de diversas comunidades”. Además, se prevé que el coro que acompañe la celebración lleve simbología mapuche. Una buena ocasión para fomentar la “amistad social” en un contexto de profundo desencuentro y represión entre el gobierno y las comunidades mapuches chilenas, y también argentinas.

Por otra parte, Francisco procurará recuperar el prestigio de la iglesia chilena tras difundirse el caso del padre Fernando Karadima, acusado por abuso sexual a menores entre 1980 y 2000, y por abuso de autoridad. Tres obispos están involucrados por encubrimiento, entre ellos el recientemente nombrado obispo de Osorno, Juan Barros.

Francisco deberá jugar su carta más carismática ya que Chile es el país con la iglesia menos popular en América Latina. Según un relevamiento difundido por Rome Reports, sólo el 36 por ciento confía en ella. Esto representa un 43 por ciento menos que siete años atrás. De los 17,8 millones de habitantes, en 2016 el 66,4 por ciento se considera católico. En tanto, aumentó el número de personas que se definen evangélicas y se duplicaron los ateos pasando del 11 al 20 por ciento en 14 años.

Finalmente, las autoridades chilenas pidieron a Francisco que “se abstenga” de opinar sobre la tensa situación con Bolivia “mientras esté en manos del Tribunal”. Chile arrebató la salida al mar boliviana tras ganar la Guerra del Pacífico, en 1873. En el caso interviene actualmente la Corte Internacional de Justicia. Durante la visita papal a Bolivia en 2015, Francisco aconsejó a los dos países que “dialoguen”. “No es injusto plantearse una cosa de este tipo, este anhelo”, dijo Francisco y encendió la mecha chilena.

 

Cruzar la frontera

En consonancia con la “amistad social” de Francisco, sus homilías y encuentros en Perú estarán orientadas a calmar la polarización social luego de que el presidente Pedro Pablo Kuczynski otorgara el indulto el pasado 24 de diciembre a Alberto Fujimori, ex mandatario detenido por corrupción y crímenes de lesa humanidad. Este hecho causó gran división social que se profundizó con masivas marchas en contra y a favor del indulto, minando la popularidad de Kuczynski.

A su vez, como lo hará en Chile, se reunirá con representantes aborígenes de la Amazonia donde también pedirá por el cese de destrucción del pulmón verde más importante de América. Además de celebrar con las comunidades, Francisco apelará al cambio climático como factor desestabilizante y altamente evitable.

Recientemente, la ciudad de Trujillo – su sexto y último destino- fue golpeada por el fenómeno “Niño Costero” provocando gran destrucción de viviendas, rutas e infraestructura además de 150 personas muertas, 200 mil damnificados y más de un millón de afectados.

Mientras tanto, los argentinos aún esperan que el Sumo Pontífice y máximo Jefe de Estado regrese a su país natal. Quizás mientras sobrevuele territorio argentino, llegue como un eco aquel tango que reza “vuelvo al sur, como se vuelve siempre al amor”.

 

Cronología de visitas papales:

2013. Visitó Brasil para celebrar las Jornadas Mundiales de la Juventud.

2015. Visitó Ecuador, Bolivia y Paraguay, dos días en cada país.

2015. Visitó Cuba y se reunió con fallecido líder Fidel Castro.

2016. Visitó tierras mexicanas, luego de los terremotos que azotaron el país.

2017. Visitó Colombia, en medio del proceso de paz con las FARC.

 

La gira prevista para Chile y Perú incluye las siguientes actividades:

Lunes 15. Llegada a Santiago de Chile donde será recibido por la presidenta Michelle Bachelet junto a la Comisión Oficial. Se alojará en la Nunciatura de la capital.

Martes 16. Misa en el Parque O’Higgins, se prevén medio millón de personas. Visita al Centro Penitenciario Femenino de Santiago, será la primera visita del Papa a una cárcel de mujeres. Reunión con miembros de la Compañía de Jesús.

Miércoles 17. Arrba a Temuco donde oficiará una misa en Maquehue y compartirá una rogativa con la comunidad mapuche. Almuerzo con representantes de pueblos aborígenes. Regreso a Santiago donde se reunirá con jóvenes y luego visitará la Universidad Católica de Chile.

Jueves 18. Llegada a Iquique donde oficiará la tercera y última misa en Chile. Almuerzo con los padres Oblatos. Despedida en el aeropuerto y vuelo hacia Lima, Perú.

Viernes 19. Vuelo desde Lima a Puerto Maldonado, donde dará la primera misa y encuentro con pueblos de la Amazonia. Regreso en avión a Lima donde se reunirá con el presidente, autoridades y miembros de la Compañía de Jesús.

Sábado 20. Trujillo. oficiará una santa misa en la explanada de la playa Huanchaco, zona afectada por el fenómeno meteorológico “Niño Costero”. Regreso a Lima.

Domingo 21. Celebración de una multitudinaria misa en la base aérea Las Palmas. En la previa, visitará la Catedral limeña y almorzará con el séquito papal. A las 18.30 está previsto el viaje de regreso al Vaticano.